La luz en arquitectura: conoce los tipos y su importancia

Luz en espacio arquitectónico

La luz natural es muy importante en el proceso de diseño arquitectónico. A través de ésta es posible conseguir interiores armónicos llenos de expresión y significado. 

Si quieres conocer la importancia de la luz en la arquitectura actual, ¡sigue leyendo!

Importancia de la luz natural en arquitectura

La luz no debe utilizarse como un simple elemento. Es una parte esencial de la arquitectura ya que aporta calidez, radiación térmica, influye en los espacios y en la creación de sensaciones. 

La iluminación natural, pese a ser un recurso gratuito e inagotable, no todos son capaces de sacarle el máximo partido. Hacer un buen uso de esta se ve reflejado en el ahorro energético, y en la creación de un hogar confortable y saludable. 

La exposición a la luz es una necesidad vital, que afecta a las personas en muchos aspectos como la frecuencia cardiaca, la presión arterial, al sistema inmunitario, el metabolismo y al estado de ánimo. 

El empleo de luz natural en espacios arquitectónicos está ligado a factores como la localidad, el tiempo y las condiciones atmosféricas presentes en el lugar donde se realiza la construcción. 

Tipos de iluminación natural

Estos sistemas se diferencian según el lugar por el que proviene la luz:

  • Sistema de iluminación lateral

La luz llega desde una abertura ubicada en un muro lateral, por lo que la iluminación cercana a la ventana tendrá un nivel alto. De este modo, conforme aumenta la distancia entre el usuario y la ventana, el valor de la iluminación directa disminuye y la luz reflejada y difusa se incrementa.

  • Sistema de iluminación cenital

Es aquella luz que llega desde el techo o cualquier superficie superior. La principal ventaja de este tipo de iluminación es su gran potencial para iluminar con calidad y cantidad.

  • Sistema de iluminación combinada

Es aquella que aprovecha los suministros de luz natural ya sea de forma lateral o cenital por medio de aperturas. 

Estos tipos de iluminación natural se construyen a partir de diferentes tecnologías, decisivas para una buena distribución de la luz en el espacio.

Estas tecnologías pueden utilizar cristales de alto rendimiento y controles de iluminación eléctrica sensibles a la luz natural. 

Algunos de los componentes arquitectónicos más utilizados que se pueden encontrar en una construcción son:

  • Galerías:  espacios cubiertos unidos a un edificio. Pueden abrirse o cerrarse mediante cristales. 
  • Patios: Espacio cerrado por paredes de uno o varios edificios y está abierto al exterior por la parte superior.
  • Porche: espacio cubierto unido a un edificio a nivel del suelo. Está abierto al exterior, con la ventaja de proteger contra la radiación solar directa y la lluvia.
  • Claraboyas: aberturas horizontales o inclinadas construidas en el techo.

Aunque también se puede conseguir luz natural mediante paredes translúcidas, conductos de luz o cúpulas

Luz artificial en arquitectura

La luz natural es un elemento importante, pero la luz artificial ha conseguido evolucionar hasta convertirse en un elemento clave y una opción con numerosas posibilidades

La luz artificial ofrece la posibilidad de resaltar formas, modelar objetos y de destacar determinados puntos de un espacio. Es decir, la iluminación artificial puede ser estratégica. 

Usos de la luz artificial

  • Uso estético

Es el uso más explotado por estudios arquitectónicos y de interiorismo. A través de la luz se consiguen efectos y sensaciones que influyen en las personas.

  • Uso funcional

Este uso es el más primitivo. Limita el uso de la luz como una herramienta necesaria para poder ver en la oscuridad. Pero es que, el uso de la luz de manera funcional es clave incluso cuando lo importante es el resultado estético.

  • Uso eficiente de la luz

Este uso de la luz trata de utilizar la iluminación de forma que se pueda aprovechar al máximo. Actualmente, se ve reflejado a través de la iluminación LED, que se ha convertido en el único tipo de fuente de luz usada en arquitectura e interiorismo, gracias a su bajo consumo. 

En conclusión, la importancia de la luz en la arquitectura es un factor clave para resaltar formas, colores y crear una imagen visual coherente entre los elementos arquitectónicos. Del mismo modo, puede conseguir trabajos impactantes, funcionales y brillantes estéticamente.  

Entradas relacionadas

Las piscinas son oasis de relajación y diversión en nuestros hogares, y elegir el tipo adecuado puede marcar la diferencia...
Cuando se trata de detallar que es el mortero monocapa, su terminología puede dar lugar a confusión. Como sugiere su...
La construcción en seco es una técnica que permite realizar cualquier tipo de construcción con componentes ya prefabricados. Estos componentes...